lunes, 27 de mayo de 2019 · Edición 5625
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 
 
03/14/2019
LOS VECINOS CUENTAN  
Vuelta al cole en el Devoto Vintage

Recuerdos de nuestro barrio, historias que compartimos y nos permiten mirarnos a través de los ojos de otros devotenses. En esta oportunidad, presentamos la columna de opinión de Mariel Gómez


Allá por los ochenta, las clases comenzaban a mediados de marzo.

Los veranos eran larguísimos, y en Villa Devoto se respiraba a tilo, pasto recién cortado y espirales, casas con jardines y piletas “riñón”, cocas de vidrio y sanguchitos de pan lactal. Los negocios cerraban al mediodía. Había tiempo para aburrirse y crear. Sin querer, vivíamos en modo “slow life” en plena Capital.

“La salida” era la plaza Arenales (Devoto, para los forasteros), con piedritas naranjas en los caminitos y, obvio, a tomar un helado en Monte Olivia…

Había un indicio de fin de la joda cuando te llevaban a comprar los uniformes/guardapolvos a “Los Españoles  del Aguila” en Cuenca. Mi vieja nos llevaba en el Chevy Malibú, y a la primera queja nos aplicaba el método Montessori: mirada fija por el espejo retrovisor y se arreglaba todo.

No existía la lista de materiales. Los libros se compraban en la librería Cassasa y Lorenzo, en la esquina de Pedro Moran y Avenida San Martin. Ahí encontrabas novedades, como gomas de borrar con aroma a frutilla y cartucheras con imán y cajoncitos, papeles y sobres para cartas. Hasta ese momento tenías para elegir goma de lápiz y tinta (la “Dos Banderas” azul y rosa), o la finita marrón y cremita, reglas de madera y no mucho más.

Para las cosas de todos los días, un mapa o una cartulina, ibas a Beretta, en Habana y Lincoln, con “la plata en la mano hecha un bollito”.

Si faltabas al cole, (solo en casos de enfermedad) llamabas a un compañero al 53-93….

y te dictaba la tarea.

Creo que estoy mayor cuando me enojo en el grupo de WhatsApp, de “mamis”.

–Mildis chicas…Sorry x la hora… Josecito no copió. Me pasarían lo q hicieron hoy porfis?

-Mameeee, Josecito tiene 38 años…déjate de jodeeerrr.

Placer, llegar a  almorzar en casa, olor a sopa y cera Suiza. Unos pocos canales de tele y abuelos, con o sin onda, pero abuelos al fin, no una señora mayor botoxeada y un señor de mas de 70 con chupines. Gustos son gustos (si en unos años me ven por el barrio como la Duquesa de Alba, me avisan).

No creo en que “todo tiempo pasado fue mejor”… ¡Solo extraño tener 10 años!

 

 

Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
Home   |   Edición Impresa    |   Info Zonal   |  Deportes   |   Empresas y Servicios   |    Salud   |  Educación   |   Gourmet   |  Moda y Belleza    |   Guía Comercial
Términos y Condiciones :: Como Anunciar :: Contacto :: Agregar como página de inicio
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2010  Editorial Francesa