viernes, 13 de diciembre de 2019 · Edición 5825
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
01/17/2011
Un problema de años  
En 2010 creció 8,2 % la venta callejera ilegal en Capital Federal

Los datos surgen de un informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC). La zona más afectada es la peatonal de Florida. Y en cuanto a las estaciones de tren, las de Once y Retiro.

Según una investigación de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la cual hace releva los principales centros comerciales y alrededores de las estaciones de tren para ver cuántos puestos de manteros hay, durante el 2010 que se acaba de ir, la venta callejera ilegal ha incrementado en un 8.2 por ciento, destacando que en los últimos meses creció un 50.

A través del informe se puso disipar que una de las zonas más afectadas es la peatonal Florida, donde se hallaron 473 puestos en tan solo 8 cuadras, siendo este el 22 por ciento del total de la ciudad. Respecto de las estaciones de trenes, las peores fueron Retiro y Once, con 140 puestos truchos cada una.

El tipo de productos que más venden los manteros son la ropa y el calzado, presentes en el 29,7. En segundo lugar los anteojos de sol y relojes, y en tercer puesto los alimentos y bebidas. Otro problema asociado a la venta ilegal es la piratería. Según la CAC, en diciembre encontraron 602 falsificaciones de marcas.

La pregunta que surge es por qué creció tanto la venta ilegal. Y la respuesta indica que durante 2010, además del boom de consumo estuvo presente el Mundial de fútbol, el cual provocó furor en las ventas.

Pero la venta ilegal es un fenómeno crónico, amparado por leyes difusas e inacción del Estado. El Código de Contravenciones de la ciudad prohíbe lucrar sin autorización en el espacio público, pero tolera la venta ambulante de “baratijas para la mera subsistencia”. Sin embargo, y aunque los puestos de los manteros obviamente no son ambulantes, la Policía dice que no puede actuar porque no puede determinar si la venta es de baratijas o no, al menos como explican en la Justicia porteña. Luego, los controles de los inspectores, tanto municipales como de la AFIP u otros organismos que deberían actuar, son insuficientes. Así, junto con la gente que realmente no tiene otra forma de ganarse la vida, aparecen las mafias que cobran por poner un puesto o que distribuyen mercaderías contrabandeadas. Esto es, claramente, una competencia desleal para los comerciantes que trabajan dentro de la ley.

Pero el Estado no sólo no controla lo suficiente sino que hasta intenta legalizar la venta trucha, por lo que terminaría cediendo el espacio público. A fines del año pasado, el legislador de PRO Bruno Screnci, cercano al ministro de Espacio Público Diego Santilli, presentó un proyecto en la Legislatura porteña para crear dos nuevas ferias, en Diagonal Sur y en la recova de Paseo Colón y Leandro N. Alem, y legalizar otras 30, entre ellas las de los parque Lezama y Centenario. De hecho, también pretendía legalizar los puestos que están en Perú entre Diagonal Sur y Avenida de Mayo, justo enfrente de la Legislatura. Por la oposición de los comerciantes, sobre todo los nucleados en CAME, el tratamiento del proyecto quedó en veremos, hasta este año.




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa