martes, 15 de octubre de 2019 · Edición 0
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
09/13/2019
CANDIDATA COMUNAL DEL FRENTE DE IZQUIERDA  
Marilina Arias, una maestra que quiere presidir la Comuna 11

Es docente, tiene 34 años y se presenta por segunda vez por el FIT para integrar la Junta Comunal. “Hay que salir de la trampa de la polarización”, sostiene. La entrevistamos para conocer su balance tras las PASO, su mirada sobre la gestión de la Ciudad y cuáles son sus principales proyectos para la Comuna 11.


Marilina Arias tiene 34 años y es nuevamente candidata a presidente de la Junta de la Comuna 11 por el Frente de Izquierda (FIT) cargo que se definirá en la futura elección del 27 de octubre próximo. Decimos nuevamente ya que también fue candidata a la presidencia de la Junta en las pasadas elecciones del 2015.

Esta maestra de segundo grado trabaja actualmente en el colegio Clodomiro Urtubey, que está ubicado en las inmediaciones del cruce de Avenida San Martín con Juan B. Justo. Previamente trabajó en el Instituto Educativo del Club Comunicaciones y durante cinco años en la escuela Delfín Gallo de Villa Devoto. Además es madre de una hija de 17 años y dirigente de Ademys (Asociación Docente de la Ciudad de Buenos Aires).

La entrevistamos para conocer su balance tras las PASO, su mirada sobre la gestión de la Ciudad y cuáles son sus principales proyectos para la Comuna 11.

- Comencemos haciendo un balance de la gestión Comunal de estos últimos años...

-El gobierno porteño es esquizofrénico. Le dice a los vecinos que los escuchan, que hay diálogo y en realidad las instancias de participación están bloqueadas. El proyecto de hacer once túneles en la Comuna es el mejor ejemplo. Lo hacían sin la mínima consulta. Las prioridades y las decisiones sobre qué es importante y que no, no las deciden los vecinos sino el Ejecutivo. Entonces la participación popular sería la que debería discutir, definir y proponer resoluciones a las problemáticas locales. En resumen, lo que se planteó fue una gestión centralizada, que no le dio lugar a los comuneros y menos a los vecinos. Es su concepción de hacer política. Nosotros somos patrones y decidimos desde arriba lo que deben acatar los de abajo. Larreta también bloqueó, al eliminar la posibilidad de que los vecinos elijan a sus representantes en una elección comunal separada, la posibilidad de que no sean sólo los partidos mayoritarios los que logran representación en la Comuna. Así como está dado hoy, es más fácil para alguien de izquierda entrar en la legislatura que en una Comuna, una locura…

-Y como maestra, ¿cuál es el  balance de la gestión educativa de la ciudad en Buenos Aires en estos últimos años. ¿Encuentra puntos para destacar?

-Si, que se pintaron las fachadas de color verde de las Escuelas... La mayoría de las escuelas de la Ciudad  tienen problemas edilicios de larga data. Ni Mauricio Macri ni Rodríguez Larreta, tras años de gestionar la Ciudad,  se ocuparon seriamente de solucionarlos. Es una política de Estado no invertir en la educación pública. Los colegios que están bien son aquellos donde las Cooperadoras hacen lo que debería  hacer el Estado. En mi escuela, por ejemplo, nos morimos de frío, y esa es una realidad permanente en muchas escuelas sobre todo de las zonas más carenciadas. Los problemas de vacantes y de las viandas escolares también son muy preocupantes...

-¿Qué saldo dejaron las PASO para el Frente de Izquierda?

- Los números de las últimas PASO fueron para el FIT muy parecidos a los que obtuvimos en la elección del 2015 y eso fue todo un logro. Al instalarse, desde la política y los medios, un esquema de agresiva polarización, prácticamente las primarias se convirtieron en un ballotage. Lamentablemente hay una cultura de votar gente y no proyectos. Se vota al menos malo o para sacar a otro, y después te das cuenta que a ese que votaste no soluciona los problemas que vos tenías. El rol de la izquierda lo tenemos claro: estamos y estaremos siempre defendiendo las necesidades populares. Somos una voz que, si no estamos en los parlamentos, muchos sectores se quedarían sin expresión ni representación.

-¿Entonces cómo evalúan que no hayan sumado más votos?

-¿Será porque no tenemos arreglos con ningún sector empresarial, no le debemos ningún favor a nadie y tenemos una línea de coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos todos los días? Por eso a la hora de defender una idea, esas convicciones nos otorga una independencia de criterio que nos permite poner siempre por delante las necesidades de las mayorías. La gente detesta a los políticos pero insiste con la misma fórmula y no se da cuenta que así no va a conseguir nunca el cambio que busca. El debate de ideas enriquece la democracia. La polarización la empobrece. Hay que salir de esa trampa.


 




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa