viernes, 19 de octubre de 2018 · Edición 5405
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
09/19/2018
YA HUBO FISURAS EN LAS PAREDES DE CUATRO AULAS  
Riesgo en una escuela por obra de demolición en un edificio lindero

Las familias de los alumnos de la Escuela N°2 D.E.17 Juan José Millán, de Villa del Parque, pidieron la intervención urgente de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad ante el avance de la obra de demolición de un edificio lindero que está provocando fisuras en distintas paredes del colegio y temen peligro de derrumbe. Por los ruidos e inconvenientes ocasionados por la obra, ya se suspendieron preventivamente las clases en varias oportunidades, desde agosto pasado.


Es creciente la preocupación de los padres de los alumnos de la escuela Juan José Millán en Villa del Parque. La obra que se está llevando a cabo en el edificio lindero al colegio está poniendo en riesgo la estructura edilicia de la escuela, causando fisuras en las paredes y distintos inconvenientes para el normal - y seguro - dictado de clases.

Ante los reiterados reclamos de los padres y el temor de derrumbe luego de observarse fisuras en al menos cuatro aulas de la institución, los padres decidieron pedir la intervención urgente de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, con el firme objetivo de que se logre detener la excavación que se prevé comenzar ahora en esta obra. Las familias de los alumnos reclaman que se detenga la obra hasta tanto termine el ciclo lectivo y para la seguridad de los alumnos que asisten a la escuela.

Para reforzar su pedido ante las autoridades porteñas, lanzaron recientemente un petitorio para juntar firmas, a través de la plataforma Change.org: https://www.change.org/p/gobierno-de-buenos-aires-todos-por-la-escuela-millan

Piden que se detenga la obra, que está por comenzar con la  excavación, hasta el receso escolar de fin de año, por el peligro de derrumbe que está ocasionando en la estructura edilicia de la escuela

A continuación, compartimos la carta enviada por los padres del colegio a la Defensoría del Pueblo de C.A.B.A, días atrás: 

 

Al Defensor del Pueblo de la C.A.B.A

Dr. Alejandro Amor,

De nuestra mayor consideración,


Conociendo de su preocupación por hechos que afectan el bienestar de los habitantes de esta ciudad y la vulneración de sus derechos, nos dirigimos a Ud. en nuestro carácter de padres, madres y familiares de alumnos de la escuela N°2 D.E. 17 “Juan José Millán”, para solicitarle intervenga –con carácter de urgente- ante la situación que está atravesando esta institución educativa.

Nos vemos en la imperiosa necesidad de realizar esta presentación, en representación de nuestros hijos menores de edad que concurren diariamente al establecimiento, en virtud de no haber recibido a la fecha una adecuada respuesta por parte de las autoridades del Gobierno de la Ciudad en relación a los reiterados reclamos presentados tanto por padres como por directivos de la institución para conocer y evaluar de manera fehaciente los riesgos ocasionados por la obra de demolición que se está llevando a cabo en el edificio lindero a nuestra escuela.

Cabe destacar que, tal como pasamos a detallar a continuación, los inconvenientes comenzaron a sucederse hace un mes y medio, ocasionando interrupción de las jornadas, necesidad de cambiar a algunos grados de aula, días con suspensión de clases, sumado esto a la incertidumbre y temor que genera la falta de una respuesta responsable por la autoridad competente que pueda priorizar el derecho a la educación tanto como la salud e integridad de niños y docentes.

Según acta N° 22, cuya copia se acompaña, el 10 de agosto de 2018 comienzan a producirse ruidos ensordecedores provenientes de la demolición de la construcción lindera a la escuela. Ante este primer acontecimiento las autoridades de la escuela se comunican con la empresa encargada del mantenimiento del edificio, la inspectora de Infraestructura del DE 17, autoridades del mencionado distrito, asimismo, se realiza el reclamo ante la línea 147 y la denuncia contravencional en la Fiscalía. En la mencionada acta se deja constancia de la vibración de las paredes medianeras durante la demolición y la constatación de una rajadura en el aula de 6° grado y otras microfisuras. Ante esta nueva situación se realiza el reclamo a Emergencias (línea 103). Cuando se presentan en la institución se constatan las fisuras antes mencionadas y otras en el aula de 7° grado. Por indicación de la supervisora informa de la suspensión preventiva de las clases hasta tanto se verifique la peligrosidad de las fisuras.

El acta N° 23 refiere a la sugerencia de un funcionario de la DGGAyE del GCBA quien sugiere se evite el reingreso a la escuela hasta tanto se concreten las inspecciones de las áreas gubernamentales correspondientes. Según consta en esa misma acta, la técnica en seguridad e higiene de la obra informa el compromiso de suspender la obra los días de la semana y avanzar con el trabajo previsto los días sábados. Se menciona como excepción las tareas de remoción de escombros.

El acta N° 24 de fecha 13 de agosto deja constancia de la inspección ocular realizada a las fisuras de las aulas de 6°, 7°, 2° y 3° grado. El inspector de la DGFLYCO solicita la colocación de un testigo en la fisura de la pared de 7° grado para constatar si la fisura sufre algún tipo de modificación. En esa misma acta se deja constancia que “se pudo determinar que las fisuras no revisten gravedad, que no se vio afectada la verticalidad de la pared y que no hay riesgo de derrumbe.”

A raíz de estas primeras situaciones, los alumnos de la escuela quedan sin posibilidad de asistir a clases los días 10 y 13 de agosto. Comunicados los inconvenientes ocasionados por la obra a la comunidad de la escuela J.J. Millán, gran cantidad de padres realizaron las denuncias correspondientes ante el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, expresando su preocupación por la seguridad de sus hijos que concurren a la escuela y señalando la ausencia prolongada del cartel de obra correspondiente en la obra mencionada. Para ejemplificar, se acompañan copias de algunos de los reclamos realizados. Sorprendió la respuesta recibida donde el GCBA sostenía “nuestros inspectores no pudieron detectar irregulares edilicias y/o una falta en el marco de una actividad comercial de acuerdo a la normativa vigente de la Ciudad” pese a que la obra seguía sin colocar el cartel de obra reglamentario, lo que se suma a las situaciones descriptas a través de las actas N° 22, 23 y 24 antes mencionadas.

Con posterioridad a estos incidentes, se requirió cambiar los tubos de luz de algunas de las aulas linderas a la obra en cuestión y comenzó a desprenderse sectores del revoque que habían quedado flojos por los movimientos de la demolición. Por precaución, se procedió a retirar la totalidad del revoque de las aulas linderas. Comenzado este trabajo, se generó el desprendimiento de ladrillos que forman la pared medianera. Estos daños pueden observarse en las fotografías adjuntas en esta presentación.

El último de los incidentes hasta la fecha sucedió el día jueves 13 de septiembre cuando en la obra en cuestión comenzó las tareas de remoción de escombros con una topadora- excavadora. Esto ocasionó un gran desprendimiento de polvillo de las paredes que impidió poder seguir utilizando las aulas de dicho sector y nuevamente se procedió a suspender preventivamente las clases el día viernes 14 del corriente.

Al día de hoy, nuestros hijos, que concurren a la escuela lo hacen en las condiciones insalubres que dejan expuestas las imágenes adjuntas, con la incertidumbre de no saber cuándo pueden volver a producirse desprendimientos de mampostería, techos, pintura o daños aún mayores.

Conocemos y exigimos el cumplimiento del derecho a tener un correcto mantenimiento del edificio escolar a fin de que los niños y docentes puedan realizar la tarea educativa en condiciones seguras y apropiadas, ello constituye un derecho básico amparado por la Constitución de la Ciudad y las leyes y resoluciones dictadas en consecuencia, tal como lo establece su Art. 24: “La ciudad asume la responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública, estatal, laica y gratuita en todos los niveles y modalidades..."

Teniendo en cuenta además que de acuerdo al Art 56 de igual norma “los funcionarios de la administración pública de la Ciudad son responsables por los daños que ocasionan y por los actos u omisiones que incurrieran”.

En el mismo sentido la Ley de Educación Nacional 26.206, promulgada por decreto no 1938/2006 “...regula el ejercicio del derecho de enseñar y aprender consagrado por el artículo 14 de la Constitución Nacional y los tratados internacionales incorporados a ella” (art.1°), estableciendo en su art. 2o que “la educación y el conocimiento son un bien público y un derecho personal y social, garantizados por el Estado”.

A su vez, en el Título IV, “Los/as docentes y su formación”, Capítulo I “Derechos y Obligaciones”, estipula que los/as docentes de todo el sistema educativo tendrán derecho “al desarrollo de sus tareas en condiciones dignas de seguridad e higiene” (inciso e, art. 67 Ley de Educación Nacional).

Por su parte, en el Título VI “La calidad de la educación”, se señala que: “el Estado debe garantizar las condiciones materiales y culturales para que todos/as los/as alumnos/as logren aprendizajes comunes de buena calidad, independientemente de su origen social, radicación geográfica, género o identidad cultural” (art. 84). Para asegurar la buena calidad

de la educación “...el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, en acuerdo con el Consejo Federal de Educación: Dotará a todas las escuelas de los recursos materiales necesarios para garantizar una educación de calidad, tales como la infraestructura, los equipamientos científicos y tecnológicos, de educación física y deportiva, bibliotecas y otros materiales pedagógicos...” (art. 85 inciso f).

Del mismo modo, en el Título X “Gobierno y Administración”, Capítulo VI “Derechos y deberes de los/as alumnos/as”, se expresa que “Los/as alumnos/as tienen derecho a: Desarrollar sus aprendizajes en edificios que respondan a normas de seguridad y  salubridad, con instalaciones y equipamiento que aseguren la calidad del servicio educativo” (inciso j, art. 126).

En base a éstas y otras normas que nos amparan, requerimos se dispongan los las medidas necesarias para que nuestros hijos puedan retomar el desarrollo normal de sus actividades educativas, priorizando su bienestar y el derecho a la educación que actualmente les está siendo vulnerado.

Quedando a la espera de una respuesta satisfactoria a nuestra solicitud, lo saludamos con atenta consideración.


 




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa