miércoles, 23 de agosto de 2017 · Edición 4983
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
08/07/2017
COLUMNISTA EN MEDIOS Y PROFESOR UNIVERSITARIO  
“Hay que construir identidad desde la verdad”

Hugo Macchiavelli es, además de vecino de Devoto, periodista, escritor y tiene una bella historia de identidad que puede leerse en su reciente libro “Quien soy”.


Periodista, escritor, apasionado investigador y profesor universitario. Hugo Macchiavelli es, además de columnista destacado en La Cornisa, el programa televisivo y radial que conduce hace años Luis Majul, vecino y amante de Villa Devoto. “Nací como vecino de este hermoso barrio. Toda mi vida viví en lugares cercanos.  primero Ciudadela, después Santos Lugares, más tarde Sáenz Peña. Siempre acercándome a mi objetivo aspiracional, valorando todo lo bello que es y que tiene Devoto. Podría decir que fue un vínculo que se fue armando con los años, y terminar viviendo aquí se convirtió en un destino inevitable para mi y mi familia”, asegura el conductor.

“Y los puntos de conexión van mucho más allá de la cercanía” agrega, “me he criado como mucha gente de aquí: jugando en las calles, sin miedo, viviendo libre y felizmente mi infancia y mi juventud. Ni se hablaba de inseguridad. Uno tenía los amigos del barrio y los del colegio. Era un mundo ampliado y maravilloso. Pero con el tiempo vivir en el conurbano se fue complicando y el deseo de pasar a Capital se fue haciendo más fuerte. Hasta que se dió y hoy lo disfruto plenamente”, confiesa.

Licenciado en Ciencias de la Comunicación, profesor y dueño de una sólida formación profesional en la investigación, tarea en la que ha recibido reconocimiento, Macchiavelli se interesa particularmente por las historias que revelan la condición humana. “Las conductas humanas son las que me movilizan. Conocer los mundos internos, indagar en las virtudes y las miserias de nuestra sociedad; esa exploración y contacto con la gente me apasiona”. Podría decirse que encontrar la verdad

se ha convertido en misión para Hugo. Tanto es así, que su vida lo ha ido empujando a ser protagonista de su propia historia y de su propia identidad. “Este año edité un nuevo libro” comenta Macchiavelli. “Quien Soy, en busca de la identidad, es un testimonio de mi propia historia, ya que yo fui adoptado, y crónicas sobre personajes cuya trama tiene que ver con el basto universo que rodea a la identidad”. El comentario sobre el sentido de su libro da lugar a que nos cuente brevemente su historia: “Tuve padres bastante mayores, de hecho parecían mis abuelos. Fui muy feliz durante mi infancia. Fui muy cuidado y querido. Era estudioso, aplicado y buen alumno. Ya en la secundaria cambié las "compañías" y algo en mi interior comenzó a inquietarme. Había una búsqueda adolescente de cosas nuevas, de ser independiente, de vivir mi vida... En tercer año abandoné la secundaria. Y comencé una etapa de rebeldía e independencia, que seguramente era también un mensaje a mis padres. De los 15 a los 21 transité por senderos oscuros, buscando, sin tener muy claro qué. Buscaba la verdad de algo que no sabía qué era”, confiesa.

“En un momento, agobiado por la angustia y por ver mucha gente perdida y algunos amigos que se iban quedando en el camino, precisé salir. Apoyado por la fe, y con las ganas de tener mi familia, me enamoré, y muy jóvenes, con mi mujer nos casamos y fuimos padres. Ya tenía mi familia. Comenzaba a escribir mi propia historia, pero seguía con una rara sensación interna. Algo faltaba. Esa inquietud del inconsciente no descansaba. Y milagrosamente apareció la ayuda que precisaba de la mano de un amigo evangélico. En esa Iglesia recibí cariño, contención, amor. Volví a descubrir que hay una vida que tiene sentido. Y llevé a todos los amigos y familiares que pude a acompañarme en esa nueva etapa. La iglesia fue un verdadero espacio de restauración para la relación con mis viejos. Nos permitió reencontrarnos y colaboró a poner en blanco sobre negro las historias no dichas. Logramos rearmar el vínculo y ellos, casi sin decirlo, me confesaron lo que yo de alguna forma intuí siempre. ‘Ahora me puedo morir en paz’, recuerdo me dijo mi viejo. Y así fue. Ellos hicieron lo mejor que pudieron. Con sus virtudes y sus limitaciones, pero siempre desde el amor”. “Lo que uno hoy entiende es que hay que evitar la mentira. Cuando mentís, todo se contamina. El sentimiento que no se dice se transforma en resentimiento. Tenemos tabúes y nos preocupamos por dar una imagen que no somos. Allí comienza un problema con nuestra identidad que nos confunde como personas, y como sociedad. Me gusta poder colaborar, desde mi lugar como padre y profesional, a transformar esas conductas y ayudar a otros”.





Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa