jueves, 20 de junio de 2019 · Edición 0
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
01/04/2017
CONCIENTIZACIÓN  
Sin huevo no hay mosquito

La mejor prevención es eliminar los criaderos del mosquito. El Jefe del Área Programática del Hospital Zubizarreta, Dr. Julio Spinoso, nos brindó detalles del Plan Integral de Prevención de las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti. Es fundamental evitar recipientes con agua estancada limpia.


La prevención de las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti es prioridad para todas las áreas de salud de la Ciudad, que vienen trabajando desde hace meses en forma conjunta con las distintas comunas y referentes de salud. Se trata de un plan integral implementado por el Gobierno porteño para concientizar a los vecinos sobre la importancia de la descacharrización, reforzando así la campaña de prevención del Dengue, el Zika y la Chikungunya.

“Estamos llevando adelante un plan estratégico de prevención de las enfermedades transmitidas por mosquito. Somos una zona donde el agente transmisor de estas tres enfermedades, incluida una cuarta que es la fiebre amarilla también, es el mosquito Aedes Aegypti. La enfermedad que hoy tiene más relevancia es el dengue porque hemos tenido un brote el año pasado, y ésta es una enfermedad cíclica que vamos a tener todos los años, en la medida que haya mosquito presente. Es una enfermedad con la cual vamos a convivir todos los veranos, el riesgo siempre estará presente. La única medida preventiva efectiva es evitar la presencia del mosquito para evitar la transmisibilidad de la enfermedad”, explicó el Dr. Julio Spinoso, Jefe del Área Programática del Hospital Zubizarreta.

Las enfermedades transmitidas por mosquitos (ETM) pueden afectar a lactantes, niños y adultos. Las personas se enferman por picaduras del mosquito Aedes Aegypti, que porta el virus. Estos insectos, a su vez, se lo contagian al picar a personas infectadas que tienen la enfermedad en su sangre.

“Actualmente estamos en el escenario 3: Presencia de mosquito, ausencia de enfermedad. A partir de febrero podríamos hablar del escenario 4: Presencia de mosquito, enfermedad importada (casos de personas que viajaron, se contagiaron y traen la enfermedad). Después de los casos importados, vienen los casos autóctonos, que son el escenario 5 (de marzo a mayo)”, agregó el Dr. Spinoso.

¿Cuándo sospechar la enfermedad?

Al presentar síndrome febril inespecífico: fiebre de menos de 7 días de evolución, acompañada de mialgias o cefaleas, sin afección de vías aéreas superiores y sin etiología definida.

Antecedente de haber permanecido o transitado, dentro de los últimos 15 días, en zonas de transmisión activa de enfermedades contagiadas por el vector Aedes Aegypti.

Dos o más de las siguientes manifestaciones: dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos, dolor muscular, en las articulaciones, en la espalda, erupción en la piel, cansancio, náuseas o vómitos, dolor abdominal, manifestaciones hemorrágicas, coloración amarillenta de piel o mucosas, conjuntivitis, descamación de la piel o enrojecimiento, picazón, úlceras orales, plaquetas bajas, glóbulos blancos bajos.

Mejor prevenir

Para prevenir la transmisión de las ETM es fundamental el control del mosquito a lo largo de todo su ciclo de vida (huevo-larva-pupa-mosquito). Es fundamental la concientización de todos para evitar la reproducción del mosquito.  

El Aedes Aegypti tiene hábito domiciliario. Puede estar presente en cualquier recipiente que acumule agua dentro de las casas, patios, jardines, balcones y terrazas. No se cría en charcos, zanjas, lagos, lagunas o ríos ya que allí no pueden fijarse ni los huevos ni las larvas. Por ello, es indispensable eliminar o tratar todos aquellos lugares que pueden ser criaderos:

  • Tapar todos los recipientes que almacenen agua (tanques, barriles, baldes, etc).
  • Cambiar a diario el agua de bebederos de mascotas, lavando muy bien las paredes del recipiente (allí se apoya el mosquito para poner sus huevos).
  • Colocar boca abajo baldes vacíos, palanganas, frascos, etc.
  • Cambiar cada 3 días el agua de los floreros, para evitar que se desarrollen las larvas. Vaciar el agua acumulada en los platitos de las macetas o ponerles arena.
  • Colocar mosquiteros en aberturas, usar espirales, pastillas o líquidos repelentes y, como medida personal, aplicarse repelente en las partes del cuerpo no cubiertas por la ropa.
  • Tirar agua hirviendo en rejillas y canaletas para limpiar las paredes y eliminar posibles criaderos.  




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa