domingo, 25 de agosto de 2019 · Edición 5715
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
01/20/2016
HILDO BUDELLI  
El adiós a un vecino inolvidable

Falleció en el mes de diciembre a los 96 años. Fue titular de la Farmacia Lincoln (ubicada en Lincoln y Vallejos) por más de 40 años.


Si existe algo que gratifica notablemente a quienes hacemos periodismo, es la posibilidad que nos da esta hermosa profesión de conocer gente. Como en todos los ámbitos de la vida, y nuestra aldea no es la excepción, uno se cruza con gente con mayúsculas, otras con minúsculas y otros que se escriben como podemos, hasta con faltas de ortografía. No es el caso de Hildo Budelli, el vecino al que, con estas breves líneas, queremos homenajear en Devoto Magazine.

HILDO fue, es y será escrito de esta forma. Un poco producto de su edad (en mayo del 2015 había cumplido 96 años) y otro porque su compañera de toda la vida, Lita, con quien había cumplido 70 años de casado, partió poco tiempo antes, quien fuera titular de la farmacia Lincoln por más de 40 años (ubicada en Lincoln y Vallejos, donde hoy está la carnicería Freddy), decidió cumplir con su juramento y no dejarla sola. Justamente en mayo del 2015 le dedicamos una nota en el que pudimos conocer a fondo su historia personal.

Hildo, nació en el barrio de Pompeya a pocas cuadras de la Iglesia, en 1919. Fue el menor de tres hermanos. A los 7 años, se mudó a Almagro, donde empezó a nacer su fanatismo por San Lorenzo, el club de sus amores. Cuando tenía 25 años, se casó con Felicidad Sachet, a quien llamaban cariñosamente “Lita” y con quien fue padre de dos hijas: Nilda Noemí y Elsa Cora.

En 1960 compró una farmacia en Avenida Lincoln y Vallejos, que se llamaba “Lincoln”. Desde entonces, y por más de 40 años, trabajó en ese histórico comercio. “El comercio era lo que más me gustaba”, reconocía con algo de nostalgia en sus ojos. Además, contó que el trabajo en el barrio le permitió conocer mucha gente y colaborar en muchas instituciones. Trabajó para el Club Fénix, la cooperadora policial, fue presidente de la Cámara de Comerciantes local, y un destacado miembro del Rotary de Devoto. “Soy devotense por adopción. Lo quiero a Devoto como si hubiera nacido acá. Mis amistades y mis mejores relaciones las tengo acá en el barrio”, declaró en mayo.

El tiempo no existe como absoluto, solo existe la eternidad. Si pudiéramos percibir lo inmutable, el tiempo dejaría de existir tal como lo conocemos y, de esta forma, aceptaríamos que realmente existe la inmortalidad, la expresión del Ser eterno. En ese rango quedará, para los que supimos quererlo profundamente, este maravilloso y querido vecino. No te dejaremos ir del barrio Hildo. Permanecerás siempre en nuestro recuerdo y en nuestros corazones.

Jorge Mesturini




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa