viernes, 06 de diciembre de 2019 · Edición 0
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
07/22/2015
RECONOCIMIENTO  
Juan Carlos Parodi: “Tuve una infancia hermosa en Villa Devoto”

Es mundialmente conocido por desarrollar el método de endoprótesis, que provocó una verdadera ruptura en la Medicina. Actualmente, reparte su vida entre la Argentina y el exterior. A mediados de junio, la Legislatura porteña, lo declaró Ciudadano Ilustre. Charlamos con él.


Juan Carlos Parodi nació en una familia tradicionalmente devotense. Sin embargo, su labor trascendió ampliamente las fronteras del barrio e incluso del país: en la década del ’90 inventó el revolucionario método de endoprótesis, que implica cambiar la aorta pero sin tener que recurrir a riesgosas operaciones. El desarrollo de esta técnica, que le llevó 14 años de trabajo, provocó una ruptura en lo que la Medicina conocía, ya que permite que los pacientes con aneurismas, traumas y disecciones de aorta sean intervenidos con apenas una anestesia local y, luego se vayan caminando.

“Trabajé en esto desde 1976, sin el apoyo de nadie, pagando yo mismo todo. Finalmente, en 1990 lo llevé a cabo por primera vez en un caso, que fue exitoso, y desde entonces la técnica se hizo mundial”, explica Parodi. Su método de endoprótesis lo llevó a viajar por el mundo: lo enseñó en China, Japón, Australia, Israel, Estados Unidos, todo Europa, Latinoamérica y Sudáfrica, entre otros. “Jamás lo pensé con fines económicos. Lo pensé después de tener dos casos seguidos de pacientes que tuvieron serias complicaciones”, aclara el médico. Y ejemplifica: “Para explicarlo claramente, el método es como armar un barco adentro de una botella”.

Actualmente, reparte su vida entre la Argentina y el exterior. Es profesor de Investigación de la Universidad de Michigan y jefe de Cirugía Vascular en el Sanatorio de la Trinidad de San Isidro y de la Clínica Adventista Belgrano. Tiene ocho proyectos en marcha, además de diferentes productos inventados por él y el récord como el médico que más patentes tiene en Latinoamérica.

Su relación con Villa Devoto

Este destacado profesional de 72 años nació en Mercedes, entre Habana y Pareja, donde vivió hasta los 26.Fue alumno del Villa Devoto School y luego del Cardenal Copello. Una vez egresado, realizó la carrera de Medicina en la Universidad del Salvador y posteriormente realizó su residencia en el país y en Estados Unidos. Actualmente, vive en el barrio de San Isidro, está casado y tiene dos hijos: un hombre que siguió sus pasos en la Medicina y una mujer que decidió dedicarse a la Psicología.

“Tuve una infancia hermosa y muy feliz en Villa Devoto, por eso lo recuerdo con tanto amor”, asegura. Con madre maestra y padre dedicado al rubro industrial, el destacado médico se crió junto a cuatro hermanos en el barrio, con quienes solían jugar a la platea en Gimnasia y Esgrima, y hacían tenis en el Club Círculo. “Pasábamos horas jugando en la calle, caminábamos por la plaza o por la zona de la estación”, relata. Además, su padre, Norberto Parodi, tenía mucha participación barrial y hasta fue presidente del Rotary Club. Y asegura que todavía visita el barrio porque conserva a sus amigos de la juventud.

Un reconocimiento especial

El 15 de junio fue declarado Ciudadano Ilustre en el Salón Dorado de la Legislatura porteña. La iniciativa fue impulsada por la diputada María Raquel Herrero (PRO), presidente de la Comisión de Salud de la Legislatura.

En esa jornada, Parodi había comentado: “El futuro de nuestro país es la innovación, todos somos creativos. Hay que ver qué se hace con esa creatividad, necesitamos mentes que piensen sin límites y darle curso a eso”.

La retribución del Papa

 

A principios de 2014, el doctor Parodi recibió un llamado muy especial: el secretario del Papa Francisco le dijo que su Santidad quería hablar con él. Para sorpresa del médico, el ex cardenal Bergoglio quería agradecerle una operación que Parodi le había hecho en los años ’80. “Había tenido una peritonitis que se le complicó y sintió que se moría. Me dijo que estaba agradecido porque le salvé la vida. Yo, honestamente, no me acordaba de esa cirugía”, reconoce. Finalmente, en abril del año pasado, mantuvo una reunión con Francisco, quien lo invitó especialmente al Vaticano.




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa