miércoles, 21 de agosto de 2019 · Edición 5711
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
07/20/2015
UNA ÉPOCA IDEAL DEL AÑO  
Métodos para combatir el problema de las várices

Estando en pleno invierno, todavía quedan varios meses para poder tratar las várices y llegar al verano con piernas espléndidas.


La enfermedad de las venas de los miembros inferiores se llama insuficiencia venosa, y es un problema muy extendido en la población. Casi la mitad de la población tiene algún trastorno relacionado con la insuficiencia venosa.

Provoca distintos tipos de inconvenientes, como síntomas de dolor, cansancio, pesadez, calambres, picazón en las piernas; alteraciones estéticas: telangiectasias (arañitas); várices notorias, que pueden variar mucho de tamaño y complicaciones graves, como tromboflebitis, hipodermitis indurativa (se endurece el tejido que está debajo de la piel), dermatitis ocre (se oscurece la piel), úlceras.

Cada uno de estos problemas tiene su tratamiento específico, con inyecciones esclerosantes, láser o cirugía. El mejor momento del año para realizar todos estos tratamientos son las estaciones frescas, en las que los pacientes exponen poco sus piernas al sol.

¿Por qué? Toda agresión sobre el tejido provoca inflamación. Cuando los rayos ultravioletas del sol actúan sobre la piel inflamada, provocan que dicho pigmento se “fije”, quedando una especie de tatuaje. Los tratamientos que se utilizan para las várices pueden generar esta reacción inflamatoria en los tejidos. Y por lo tanto, generar pigmentación en la piel.

Otra razón por la que es más cómodo realizar estos tratamientos en otoño/invierno es que algunos de ellos, sobre todo las cirugías, requieren la colocación vendas gruesas en las piernas, y es más cómodo usarlas si la temperatura no es tan elevada. Además, los tratamientos pueden provocar anti-estéticos hematomas.

Hoy en día, las técnicas con láser para tratar tanto las várices grandes como las pequeñas arañitas estéticas permiten una menor agresión sobre los tejidos. Pero las técnicas con láser, aunque son menos invasivas, también requieren evitar la exposición a la luz solar por unas semanas. Por lo que es conveniente utilizarlas en los meses fríos.

Existen, de todos modos, muchos factores adicionales que determinan la posibilidad de manchas. Entre ellos está el tipo de piel, de pigmentación, de cicatrización y los antecedentes ante tratamientos previos. Todos estos factores deben ser evaluados por el flebólogo para decidir qué tratamiento es el más adecuado para cada paciente y cuánto tiempo debe pasar para poder exponerse al sol luego del tratamiento.

Así que… ¡A no dormirse! ¡Está empezando el invierno y quedan varios meses para poder tratar las várices y llegar al verano con piernas espléndidas!

 

Dr. Ronaldo Mac Kenzie

Tinogasta 3159. 1ºB · Tel: 4505-0972

www.medicinaprofesional.com.ar




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa