viernes, 23 de agosto de 2019 · Edición 0
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
05/04/2010
Deportes: fútbol  
Un goleador para recordar toda la vida

Juan Carlos Cárdenas, ex jugador de Racing, vive y trabaja en Villa Devoto. El delantero fue campeón del mundo con el club de Avellaneda, en 1967.


En el partido de la consagración mundial, la primera de un equipo argentino, el Chango marcó el gol de la victoria ante el Celtic de Escocia

En su tarjeta personal y en los volantes publicitarios de su empresa inmobiliaria predominan los colores blanco y celeste, una fotografía blanco y negro de un arquero volando sin poder evitar un gol y la imagen de un hombre besando un trofeo.
Cada uno de estos elementos reflejan y resumen el éxito, la trascendencia, el valor y el profesionalismo de la trayectoria deportiva de Juan Carlos Cárdenas, ex futbolista de Racing, uno de los más importantes de la historia de la institución de Avellaneda, quien hoy, instalado comercialmente y como vecino en Villa Devoto, está al frente del negocio que lleva su apellido. “La mía es una historia muy singular. Fue como una novela que se hizo realidad. Para llegar a ser lo que fui me esforcé, me sacrifiqué y me privé de mucho. Siempre fui un enamorado del fútbol. Tenía grandes condiciones y predisposición”, confiesa.

Sus inicios
El ex delantero nació hace 65 años en Santiago del Estero. “Mi infancia está basada en los partidos en los potreros”, recuerda quien fue inscripto a los 12 en el club Unión de su provincia natal, integrando a los 15 la selección local.
Con el combinado santiagueño ganó la zona Norte del Torneo Argentino, en 1961. Con tan corta edad ya mostraba sus condiciones de goleador, virtudes que deslumbraron a los delegados de los clubes más importantes de Primera División. Finalmente fue Racing, equipo del cual él es hincha desde chico, quien se quedó con el pequeño Cárdenas.

La Academia
“Cuando llegué a la cancha, no podía creer lo grande que era, y ver a mis ídolos: Pizzuti y Corbatta, quien me apodó Chango”, relata. En esa práctica le fue tan bien que luego jugó un amistoso integrando el primer equipo y convirtiendo dos goles, hecho que terminó de decidir la compra de su pase. A partir de entonces, 1962, disputó doce encuentros, fue cedido a Chicago, volvió a Racing y tuvo un paso por México.
-¿Qué significa Racing?
“Siempre fue un grande que, lamentablemente, tuvo problemas. Nosotros formamos parte de una época dorada. Gracias a Dios existe Racing. A través de él cumplí el anhelo de ser futbolista”.
- ¿Qué fue lo mejor que te brindó el fútbol?
- “Fui educado como persona a través del deporte. Además me dio la posibilidad de conocer lugares del mundo, hacer amigos, estudiar, realizar inversiones y formar una familia”.


Como todo futbolista vivió en muchos lugares, hasta que en 1976 se mudó a Floresta, y dos años más tarde a Devoto. “Me enamoré del barrio. Nunca más quise irme”, confiesa.
- ¿Qué es lo que más te gusta?
- “Me fascina la Plaza Arenales, Beiró y principalmente la gente”.
- ¿Qué lugares frecuentás?
- “Voy a La Misión y a otros cafés. También a caminar a la plaza con mi perro Jony y a ver fútbol”.
Apasionado por la pelota y por Devoto. Siempre la pasión presente en la vida del memorable Chango Cárdenas, en blanco y celeste, en blanco y negro o en cualquier color…por siempre, uno de los jugadores más importantes de la historia del fútbol argentino.
Por Agustín Castellano RECUADRO Pasado-Presente De aquel gol al negocio inmobiliario Resulta inevitable no hacer referencia a aquel recordado gol de Juan Carlos Cárdenas al Celtic de Escocia por la final Intercontinental, en 1967. Con esa conquista, un zapatazo desde afuera del área, Racing obtuvo el título mundial de clubes y se consagró como el primer conjunto argentino en levantar esa copa, un hecho celebrado por entonces por simpatizantes de todos los clubes. “Ver el gol me genera mucho placer y orgullo. Y me parece muy bien que lo repitan una y otra vez porque es parte de la historia rica del deporte del país. Fue el primer título mundial para el país”, sostiene el Chango. Fuera del ámbito deportivo, el ex goleador racinguista, recibido en 1983 de martillero público, reabrió hace ocho meses Cárdenas Negocios Inmobiliarios, empresa situada en Nogoyá y Av. Chivilcoy, en Villa Devoto. Previamente supo tener otra en Av. Jonte y Av. Chivilcoy. A lo largo de su carrera, también fue entrenador (General Lamadrid, All Boys y fútbol amateur, entre otros), aunque aún no pudo cumplir el sueño de dirigir a un equipo de Primera División. “Me hubiese gustado”, concluye.




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa