miércoles, 21 de agosto de 2019 · Edición 5711
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
12/15/2009
Los vecinos reclaman más custodia policial  
Niños victimas de robos a pleno día en Villa del Parque

En la plaza más concurrida del barrio un joven de 23 años asaltó a siete chicos de 11 a 13 años • Padecieron una hora de maltrato y violencia verbal.


¿Cómo se puede colaborar a prevenir el delito? Ante una situación sospechosa, no dude en alertar a la policía llamando al comando 911.

 

En el transcurso de una semana ocurrieron, al menos, dos episodios de robo por la calle Cuenca, en el centro comercial de Villa del Parque.

En ambas ocasiones, las víctimas fueron chicos de entre 11 a 13 años. El periódico Devoto Magazine se puso en comunicación con los padres de dos de estos niños asaltados, quienes relataron la situación por la que pasaron sus hijos.

La familia sostuvo que buscan transmitir el hecho con el fin que el barrio se encuentre atento a los nuevos modos delictivos y a su vez, se intente en conjunto una forma de prevención.

 El episodio ocurrió el pasado 27 de octubre. Adrián cuenta que los chicos salieron de su casa alrededor de las cinco de la tarde para asistir a la clase de básquet.

En el trayecto al club, pasaron por la plaza Aristóbulo del Valle, comprendida en las calles Cuenca y Marcos Sastre, para encontrarse con unos amigos.

Fue a plena luz del día cuando un joven de unos 23 años se acercó donde varios alumnos y alumnas de 6º y 7º grado de la Escuela “A. Dellepiane”, ubicada en Baigorria y Cuenca, jugaban a la pelota. “Empezó diciéndoles que había sido víctima de un asalto. Les aconsejó que tengan cuidado, que debían prevenirse y les dijo que si alguna vez le robaban que entreguen todo. Hasta que en un momento, les revela que se trataba de un asalto y que tenía un arma en la mochila, que podía mostrarla”, relata el padre de dos de los varones.

También detalla que “durante una hora, los estuvo amenazando, obligándolos a sonreír y picar la pelota, porque quería que los chicos simulen que era su amigo. Mientras, los agredía verbalmente y les sacaba lo que tenían”.

A la vista de todos, el hecho sucedió justo detrás de la estatua de la madre ubicada en la plaza enfrente al Instituto Virgen Niña.

El asaltante les robó cuatro celulares, cadenitas y relojes. Además, “a las nenas les decía que mostraran la bombacha, e incitaba a los nenes cuando pasaban mujeres”, expresó. Luego de una hora, el delincuente continuó agrediendo psicológicamente a los chicos, advirtiéndoles que una moto iba a perseguirlos. Y además, les indicó un camino confuso para asegurarse que no iban a denunciarlo. “Pasadas las seis, los chicos llegaron desesperados a mi casa, contando lo que habían vivido.

Pudieron describir perfectamente al agresor porque lo tuvieron una hora adelante, es de altura mediana, flaco, con pelo bien corto, ojos celestes, dientes comidos, tatuaje de dragón en el antebrazo derecho y llevaba una mochila Adidas azul y bordó”. A los pocos días, dos de los chicos que pasaron por la experiencia del robo en la plaza, volvieron a ser asaltados al salir del “Kiosco 25 horas”, Cuenca y Pedro Lozano.

Por otro lado, “transcendieron otros casos de robo y agresión en la puerta del Shopping y sobre Nogoyá”, afirma Adrián. “Mis hijos tienen una edad en la que empiezan a salir solos, pero no son de estar en la calle. La agresión psicológica fue una experiencia que marcó al grupo, por algunas semanas no querían salir a la calle ni asistir al colegio.

Pero, hoy por hoy, que le roben el celular es lo mejor que te puede pasar, no sabés la reacción del ladrón, si tiene un cuchillo o algo peor”, resume.

 

 

Reclamo vecinal
Movilización para combatir delitos

A partir de la ola de robos suscitados por la zona y la divulgación de la agresión por la que pasaron los alumnos de la escuela Dellepiane, un grupo de vecinos comenzó a reunirse para

acordar una forma de prevención al delito, y de esta forma cuidar especialmente a los niños y adultos mayores.

Los encuentros vecinales se realizan los días domingo a las 20 horas en el centro de la plaza

Aristóbulo del Valle. En la primera reunión hubo alrededor de treinta personas, y la segunda

convocatoria juntó a más de sesenta vecinos.

“Tuvimos una charla con el Comisario y el Subcomisario de la comisaría Nº 41, que nos

manifestaron que existe una falta importante de oficiales y no dan abasto en la custodia. Además, comentaron que en muchas ocasiones no pueden actuar por la suspensión de los edictos”, relata Adrián, padre de los protagonistas del hecho en la plaza.

Los edictos policiales le permitían a la Policía Federal aplicar castigos, y en numerosas oportunidades fueron declarados inconstitucionales por ser fuente de abusos por parte de la fuerza.

Así, el Poder Legislativo de la Ciudad dictó el Código de Convivencia, que se encarga de

detectar las faltas, labrar actas e investigarlas.

Según sostiene la policía, la ausencia de edictos, les impide combatir el delito. En las reuniones de seguridad, una de los pedidos de los vecinos fue que vuelvan a poner custodia permanente por la zona. Principalmente solicitan efectivos en el horario del mediodía, cuando los chicos salen del colegio.

“Hay que lograr que los vecinos se conozcan, que el barrio se movilice y comprometa para

colaborar en la prevención del delito”, sostiene Adrián.


Reclamo vecinal




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa