sábado, 07 de diciembre de 2019 · Edición 5819
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
12/15/2009
En el Recuerdo  
La imborrable marca de los clubes barriales

En una época Villa del Parque tuvo el récord de ser el barrio porteño con la mayor cantidad de clubes sociales y deportivos.


Una antigua formación villaparquense de fútbol. Para aquellos memoriosos que deseen jugar con nosotros a adivinar quiénes son, esperamos sus mensajes.

 

En el mes de septiembre de 1927 varios vecinos domiciliados en la calle Concordia al 2300 de Villa del Parque decidieron fundar un club para que sus hijos practicaran el deporte más popular: el fútbol.  Los integrantes de los equipos serían de ocho años de edad a doce.

Fue sin duda alguna el primer club de ese tipo en nuestro barrio y en todo Buenos Aires. Llevó un glorioso nombre: 9 de julio, en homenaje a la fecha patria argentina.  Sus colores fueron los que utilizaban lo seleccionados nacionales: celeste y blanco a rayas verticales.

En un principio jugaban entre ellos, pero en el año siguiente otros copiaron la idea y crearon tres entidades más: Club Chile (padres chilenos con hijos argentinos), Sportivo Paternal y Rey de Italia (progenitores italianos con descendientes de nuestro país). Inmediatamente se organizó un torneo cuadrangular que ganó cómodamente e invicto el conjunto parquense (los equipos se integraban con cinco jugadores).  Los campeones tenían esta formación: Enrique Blanco, Isabelino Espinosa, Constantino Di Pella, José Livolsi y Arsenio Blanco.

Todos cumplieron su misión con entusiasmo y jerarquía. También en Villa del Parque, a partir del año 1929, “los mayores” fundaron clubes sociales y deportivos: Juventud Argentina, Juventud Argentina Primitivo, Unión y Libertad, 25 de mayo, Ciclón de Melincué, Juventud Parquense, Laureles Argentinos, Defensores del Pacífico, Panamá, Kimberley, Canillitas parquenses, Juventud Unida, Defensores de Esperanza, Glorias del Parque, Vila Sahores y Armonía.

 Todas estas instituciones practicaban fútbol, tenían juegos de salón y realizaban semanales veladas danzantes para las familias de la zona. Villa del Parque en esa época tuvo el récord de ser el barrio porteño con la mayor cantidad de clubes sociales y deportivos.  

En 1931 cuando el fútbol ingresó en el profesionalismo, las entidades de primera división contrataban a jugadores.

En la zona parquense, en la primera década, surgieron: Américo Tesorieri, Ludovico Bidoglio y Ramón Mutis (Boca Juniors-1931), Vicente Pietracupa (Argentinos Juniors -1933), Alberto Chividini (San Lorenzo-1933), Carlos Richiardi (Chacarita Juniors-1933), Luis Vassini (Argentinos Juniors -1933), Ernesto Closas (San Lorenzo-1933), Aníbal Tenorio (Boca Juniors-1935), Marío Scavone (San Lorenzo- 1933), Alfredo Montoya (San Lorenzo-1936), Bibiano Lorenzo (Tigre-1933), Cataldo Spitale (Platense-1934), Juan Lorenzo (Atlanta-1936), Antonio Martínez (Boca Juniors-1935), Atilio Patrignani (F.C.Oeste-1934), José Ermilio (San Lorenzo-1933), Nicolás Colonna (Huracán- 1934), Pedro Chalú (F.C.Oeste-1933), Raúl Emeal (F.C.Oeste-1936), “Cachin” Orlando (San Lorenzo-1937), José Lombardo (Atlanta- 1934).

Los diez años iniciales de nuestro fútbol profesional fueron indiscutiblemente irrepetibles, nunca posteriormente se logró la capacidad técnica de esos jugadores que utilizaban ambas piernas para tirar al arco, rechazar o llevar la pelota, condición indispensable para desempeñarse en primera división.

 Hasta aquí una breve reseña de las actividades deportivas de una lejana época en nuestro querido Villa del Parque, un tiempo pasado lleno de nostalgias, que siempre añoramos y nunca podremos olvidar...

 

Por Isabelino Espinosa

 

 

Isabelino Espinosa

Apasionado por el fútbol

 

El periodista, historiador y dibujante, célebre vecino de Villa del Parque, Isabelino Espinosa, relata parte de la historia del barrio en referencia a sus entidades futbolísticas, de las cuales también ha participado en sus inicios.  

Reconocido en la zona villaparquense por escribir la historia de “El Castillo de los bichos”, Isabelino Espinosa comenzó su carrera como periodista deportivo.

En una entrevista realizada por el diario La Nación cinco años atrás declara: “empecé en la radio, en 1936, trabajando para La Oral Deportiva, la primera audición de deportes de la Capital. Me pagaban cinco pesos por ir a la cancha. Del conocido programa pasé al periodismo gráfico y también trabajé en medios como El Gráfico y El Campeón”. Además escribió el himno oficial de distintos clubes. Tanta pasión por el mayor deporte nacional se verifica entrando nomás a su casa, donde cuelgan las fotos de los 18 clubes de Primera División que jugaban en los años 30, todas con dedicatoria.

 


Isabelino Espinosa




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa