miércoles, 21 de agosto de 2019 · Edición 5711
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
03/13/2012
PERSONAJES  
Alicia Pometti: vivir el tango con una pasión única

Su abuelo era bandoneonista de Canaro. Hoy, ella es una premiada cantante de tango, que se animó a vivir su talento. “Yo tenía otra vida hasta que una casualidad me empujó de nuevo al tango”, cuenta.


Alicia Pometti considera que lo que le está pasando es “un regalo”. Es que, a pesar de cantar desde siempre, nunca lo había considerado como una posibilidad profesional. Fue su marido que la impulsó a animarse. “A él y a mis dos hijos, que ya son grandes, les encanta ir a verme”, afirma. Y el género que su voz potente y grave ha elegido es el tango, por tradición y por gusto. “Desde que nací estoy relacionada con el tango, porque mi abuelo materno era bandoneonista del gran Francisco Canaro. Yo me crié con mis abuelos, así que escuchaba todo el día los sonidos del fuelle. Había siempre mucha música y de todo tipo. Y venían músicos amigos a tocar a casa. Así que pasé mi infancia canturreando al son de lo que escuchaba y aprendiendo de mi abuelo. Después en la adolescencia, empecé a tocar la guitarra, pero un poco que me orienté a los ritmos nuevos de los años 70, como el rock”, relata Alicia.

Recién en el año 1997, comenzó a tomar clases de técnica vocal, con la idea de volver a la pasión como un hobby. Luego se sumaron clases de interpretación, repertorio y lectura musical. Tiene un registro poco habitual en una mujer –contralto–, lo cual la predispuso casi naturalmente al género del dos por cuatro. “Yo tenía otra vida hasta que una casualidad me empujó de nuevo. Tengo una amiga que baila tango. Ella siempre me decía que subiera a cantar algo. Un día me invitó en medio del espectáculo y no me quedó otra que subir. Canté ‘Como dos extraños’ y gustó tanto que quedó como parte fija del espectáculo que ella hacía. Y así todo se fue dando”, cuenta, con especial simpatía.

Fue así que en el año 2007 grabó su primer disco, “Tango Azul”, con arreglos y dirección musical del reconocido guitarrista Edgardo Acuña, quien también es compositor. En 2011, lanzó su segunda producción, “Frente a Frente”. Cuenta con brillantes músicos invitados, como Pocho Palmer (bandoneón), Guillermo Ferrer (contrabajo), Fabián Bertero (violín) y Nicolás Ledesma (piano) para sus discos y presentaciones. “Estar en contacto con ellos me ayudó a crecer. El solo hecho de estar con ellos ya te transmite sensaciones, conocimientos. Los músicos son especiales”, cuenta la artista.

Y dedicarse a la música es un regalo del que estará siempre agradecida. “Poder expresarse a través de cualquier manifestación es muy poderoso. Por esta pasión yo le agradezco a mi abuelo, pero también creo que el tango te alcanza. Luego de los 30 años, a una porteña como yo, las letras, la música te empiezan a tocar y te llevan aunque no quieras”, comenta Alicia, a quien le brillan los ojos hablando de su vocación. Para ella, el tango es una esencia: es el barrio, es cada calle, cada historia que pasa en los rincones de esta ciudad felizmente melancólica. “Y esa esencia también es el Flaco Spinetta, es Charly, Pappo, la Negra Sosa. Es toda una identidad que nos atraviesa”, define.

Y, para hacerlo bien, requiere gran disciplina. “El tango tiene una doble demanda: por un lado, amerita una interpretación determinada, y por otro, técnicamente es exigente. Yo agradezco este regalo de la vida, haciéndolo de la mejor manera que puedo, lo cual significa estudiar, practicar, pulir todos los días”, asegura. Ha participado en los ámbitos tangueros más importantes de la ciudad, como Museo Cultural del Tango, Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Complejo Tango, Café Tortoni, Taconeando, Café Homero, Chiquilín Buenos Aires, Confitería Ideal. Y fue galardonada en 2005 con una mención honorífica del Gobierno de la Ciudad en el Concurso “Andá a Cantarle a Gardel” y recibió el 1º Premio de la XII Semana del Tango en Chascomús, en 2010.

“La mejor sensación que tuve es saber que uno le ha tocado una fibra a alguien”, concluye la artista.




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa