sábado, 17 de agosto de 2019 · Edición 0
Contactate con Devoto Magazine
Contactanos
Contactate con Devoto Magazine
Noticias y Ofertas en tu email
Facebook
Twitter
Internet Devoto Magazine
SECCIONES
SUPLEMENTOS
 

 
10/21/2011
Miércoles 19  
UNSAM: el libro en debate

Los titulares de las librerías Jenny/El Ateneo, Hernández y La Boutique del Libro se reunieron en esa universidad para debatir sobre el presente y el futuro del libro en nuestro país. Coincidieron en que la industria se encuentra en expansión y que hoy, tras varias crisis, se puede proyectar en el negocio.


El Programa Lectura Mundi – de la Universidad Nacional de San Martín – presentó el miércoles 19 la mesa redonda “El libro: presente y futuro”. Participaron Jorge González, gerente general de las librerías “Jenny/El Ateneo”, Ecequiel Leder Kremer, director de librería “Hernández” y Fernando Pérez Morales, dueño de la cadena “La Boutique del libro”. Moderó el encuentro Alejandro Archain, gerente general de la editorial Fondo de Cultura Económica para Argentina.


La charla recorrió diversos temas en torno a las librerías y su relación con la tecnología, los lectores y las editoriales. Para comenzar, Archain consultó a los invitados sobre la gran producción de títulos por parte de las grandes editoriales y si existe una cantidad mayor de lectores que se suma a este crecimiento.

 

El mercado editorial, en alza

Pérez Morales comentó que es muy difícil para una librería mantenerse independiente de las imposiciones de las grandes editoriales, pero que él lo sigue intentando y que es su propuesta principal: seguir cumpliendo su rol como librero, lo cual implica dar consejo a la hora de la compra. Afirmó que Buenos Aires tiene una diversidad de lectores impresionante, lo cual no propicia la elaboración de best-sellers. No obstante, explicó que hay algo de cierto en que “hay más lectores, más movida y más plata. Hemos pasado por todas las crisis y hoy podemos decir que hay un trabajo parejo que permite proyectarse y definirse como librería”.

Por su parte, Leder Kremer explicó que “una cosa es el mercado editorial y otra, el lector. Hay que considerar que no todas las lecturas son a partir del libro en papel. Hay múltiples instancias de lectura que no dependen del soporte libro. Hay más lectores y hay más escritores también. Abundan los blogs y los soportes más diversos por donde circula la narrativa y el conocimiento. Medimos que hay una leve expansión del mercado. A este mes, respecto del año pasado, hay un 5% más de libros vendidos. No obstante, este dato es contradictorio con lo que veo en la librería, porque está más deshabitada”. Como Pérez Morales, criticó a las grandes editoriales que producen novedades “de manera irracional”. Desde su perspectiva, “las editoriales de los grandes grupos saben que la única receta para no caer es la cantidad de títulos por mes. Pero el exceso de novedades puede jugar en contra si el mercado no puede absorber”. Y retomó el rol del librero que mencionó su colega: “Su tarea es seleccionar los títulos para su público. El principal compromiso es con el lector, pero sabemos que es muy difícil decirle que ‘no’ a una gran editorial. Sin embargo, no siempre los buenos niveles de venta van reñidos con los niveles de calidad”.

Finalmente opinó González: “Las tasas de crecimiento son de hasta dos dígitos en la industria. El mercado se está expandiendo. Pero hay que considerar también los temas: sólo un tercio corresponde a ‘literatura’ – ensayo, filosofía, novelas, poesía -; el resto es cocina, arte, auto-ayuda, infantiles. Esto significa que no hay más lectores desde el punto de vista literario. Nosotros hemos comprobado que un 70% de los compradores no tiene decidido qué va a comprar hasta que entra al punto de venta. Por eso, no podemos saber si hay más lectores, pero sí más consumidores de libros. Por otra parte, la superproducción editorial es una amenaza para el mercado de los libros. Se publica todo y cualquier cosa, porque cada vez es más barato hacer libros. Antes era toda una decisión sacar uno y no se podían hacer menos de 3000 ejemplares. Esto también ensucia el trabajo cotidiano en el punto de venta, porque no nos venden sin consignación”.

Todos estuvieron de acuerdo en que los buenos lectores no van a “las mesas” en el salón de venta, sino a las estanterías, lo cual guarda para los libreros un reducto de independencia y de acción con respecto a sus clientes.

 

El libro electrónico, la gran amenaza

Otra de las discusiones fue la temida aproximación del libro electrónico. Mientras González y Leder Kremer no creen que el libro corra peligro aún por ser un soporte que se confunde con su contenido a tal punto que no se concibe otro tipo para ciertos géneros – como una novela -, Pérez Morales se mostró convencido de su desaparición: “Primero habrá una mezcla en el mercado, luego terminará desapareciendo, mismo por una cuestión ecológica: el papel como insumo no se sostiene”. No obstante, los más escépticos admitieron que hay géneros que ya están cayendo más rápidamente en "la red", como aquellos técnicos y enciclopedias, pero que aún no se ha comprobado la rentabilidad de la circulación electrónica de textos y que constituye todavía un negocio periférico. “Creo que seguiremos vendiendo libros de papel, incluso cuando ya no se produzcan más”, afirmó, entre risas, Leder Kremer.

El debate terminó con diversos temas. Uno fue la incorporación de editoriales independientes. Para Pérez Morales, son su principal proveedor: “Es una apuesta.Yo apunto a la diversidad. Es lo que permite diferenciar mi librería y dar un plus”. Por otra parte, Leder Kremer aprovechó para mencionar la reciente prohibición de entrada de libros extranjeros a Argentina por parte de la Secretaría de Comercio Interior. “Es una medida poco inteligente y considerada. Es nuestra principal complicación actual. Entendemos las acciones de protección estratégicas del mercado. Es parte de fomentar un ‘compre argentino’, con el que estamos de acuerdo. Pero una medida tan intempestiva con una industria que no es de las más fuertes, no sólo lleva a un problema económico, sino a un empobrecimiento cultural de la oferta. Consideramos que el tema se ha manejado mal, mismo porque no encontramos espacio para explicar la especificidad de nuestro sector. Al final será perjudicial, porque la gente va a terminar fotocopiando o se compran por Internet”. También plantearon una reivindicación antigua, que es la exención de IVA para los libros y de un tratamiento impositivo especial que favorezca la democratización de la compra.

Finalmente, contaron que en Europa el libro “per se” tiene un lugar muy grande en la sociedad y la cultura, lo cual implica que es retomado por los medios en sus primeras planas. En Argentina esto no sucede y, afirman, sería bueno que esté más visible para todos.

 

María José Lavandera




Comparti esta nota
 Dejanos tu comentario
 
 
 
    Devoto Magazine - Edición Papel  
 
 
 
 
 
 
 
Propietario y Editor Responsable: Jorge Eduardo Mesturini | Dirección: Gutenberg 3310 - C.A.B.A. |
CP C1419IDP · Tel: 4504-5540 | devotomagazine@gmail.com
 
© Copyright 2003 - 2013  Editorial Francesa